El informe de lectura como estrategia didáctica

El concepto de estrategias didácticas se involucra con la selección de actividades y practicas pedagógicas en diferentes momentos formativos, métodos y recursos en los procesos de Enseñanza-Aprendizaje. El informe de lectura es un ejemplo de estrategia didáctica que podemos trabajar con nuestros alumnos, aquí algunos aspectos a considerar...


¿Qué es el informe de lectura?

La estrategia es un trabajo escrito que se caracteriza por ser restringido al análisis de una problemática, que será abordaba a partir de determinados textos (bibliografía primaria) y que encontrará apoyo en bibliografía secundaria.

El informe de lectura es una modalidad de trabajo académico; en otras palabras, es un texto escrito en prosa que tiene como propósito fundamental, suministrar al lector una determinada información sobre otro texto escrito.


¿Cómo se realiza?

La elaboración de un informe de lectura atraviesa distintas etapas, que serán de utilidad para guiar al alumno en la construcción de buenos informes. Dichas etapas consisten en:

1. Planeación (Preescrito)
• Cronograma de actividades: Se distribuye el tiempo para elaborar el plan de trabajo (recolectar información y organizar las ideas centrales o preguntas del informe).

• Plan de trabajo: Escrito donde figuran el título del informe, el índice, la bibliografía y el cronograma de actividades.


2. Redacción
• Quién redacta y para quién se redacta: Generalmente, se escribe en primera persona de forma académica; además, nunca se debe dar por sentado que el lector lo comprende de antemano.

• Qué se escribe: A partir de una pregunta, va a mostrar cómo un autor (o autores) ha intentado responderla, además de tener presente que la redacción comienza con un esbozo que, desde el principio, debe tener una estructura definida, la cual se integra por:

- Portada

- Índice

- Introducción: anunciar qué va a hacer y cómo se va a hacer.

- Desarrollo: Mostrar qué sucedió (presentar cómo sucedieron temporalmente los acontecimientos). Describir el estado de la cuestión (en qué consiste el problema). Comparar y contrastar dos respuestas de un autor (fuente primaria) frente a un problema, dadas en dos épocas diferentes de su obra. Comparar dos respuestas a un problema dadas por autores diferentes. Mostrar cómo otros autores (fuentes secundarias) se han referido al problema o lo han revisado.

- Cierre: En el cierre se puede:
a) Retomar las preguntas de la introducción señalando qué ha respondido (o no) y por qué (o cómo);
b) Mostrar al lector el recorrido hecho o su importancia;
c) Abrir nuevos interrogantes señalando qué pasos se podrían dar para resolverlos.

- Bibliografía

- Apéndice

• Citas, notas y paráfrasis: Se sugiere emplear el sistema Vancouver.


3. Revisión
La revisión debe cuidar que el texto pueda leerse como un todo global y continuo. En la revisión se debe:

- Simplificar las frases muy extensas (acortándolas o expresándolas de modo más claro).

- Eliminar palabras y expresiones irrelevantes (o frases hechas).

- Revisar la cohesión entre párrafos (elección de conectores adecuados).

- Comprobar que los títulos expresen claramente las ideas que se desarrollan en las secciones correspondientes.

- Verificar que cada párrafo exprese una idea central; usar el punto y aparte sólo cuando pasa de un tema a otro (o cuando añade una idea importante).

- Hacer recapitulaciones en el desarrollo sintetizando lo que ha hecho (permitiéndole al lector no perder el hilo conductor del texto).

- Revisar la ortografía.

- Controlar que las referencias bibliográficas estén correctamente consignadas.

- Corroborar la coherencia entre lo que anuncia en la introducción y lo que realiza, así como entre la introducción y el cierre.


4. Reescritura
Durante esta etapa, previa a la entrega final del escrito, se debe:
- Pasar en limpio los párrafos corregidos verificando que no se haya perdido la cohesión entre los mismos.
- Prestar atención a la presentación del texto (que los títulos se destaquen adecuadamente, que las notas tengan un cuerpo más pequeño).
- Revisar que la portada contenga todos los datos pedidos.
- Seleccionar e imprimir el material que añadirá en el apéndice (si corresponde).
- Controlar la numeración de las páginas.
- Reexaminar la ortografía.
- Hacer una copia del texto que se entregará al profesor.


¿Para qué se utiliza?

Generalmente, hay materias más teóricas que otras; o bien, contenidos muy amplios en los cuales se requiere la revisión de varios libros o lectura de grandes volúmenes de información. En esos casos, es útil emplear este tipo de estrategia que orientará la revisión y análisis de información.

Desarrollar habilidades de reformulación; es decir, comunicar el texto original de diversas maneras sin distorsionar los conceptos. Así como exponer, describir, explicar, analizar, interpretar o argumentar.